Vie 13 de Diciembre de 2019
Curuzú Cuatiá - Corrientes
Canal Youtube Canal Twitter Canal Facebook Canal RSS
 
 
Las fotos de chicos en las redes sociales

Si pensamos con mentes desconectadas del online es probable que no comprendamos la nueva era en la que vivimos, tanto los adultos y las nuevas generaciones.

Analizar la exposición de ideas y de imágenes en general, y en particular de los niños, en las redes sociales desde una concepción de mundo sin Internet, puede llevarnos a caer en algunas apreciaciones distorsionadas.

Es un hecho que la tecnología llegó para cambiar muchos aspectos de la vida tal y como la concebimos tan solo cinco años atrás. Se forman personas para trabajos que aún no existen, surgen nuevos hábitos de conducta, estilos de comunicación oral-visual y estructuras familiares. Hemos podido evolucionar satisfactoriamente. Una familia nunca más será solo mamá, papá e hijos, ya sea que se esté o no de acuerdo.

Si analizamos estos hábitos con una mirada del siglo XX es muy probable que nuestras conclusiones se alejen de los hechos. En la pre-tecnología, las imágenes de los nenes en una familia se mostraban en reuniones por medio de diapositivas (término que muchos jóvenes desconocen), fotos, videos y hoy se expresan en el mundo online.

La innovadora aproximación de la imagen a las personas, la disponibilidad a ellas desde tempranas edades y la accesibilidad, vuelven a la imagen de sí mismo un hecho cotidiano.

Antes, las fotos no eran parte de la vida habitual del chico, sino que era un “rito”, una acción ejercida del adulto al niño. La cámara fotográfica no era un elemento a disposición del pequeño, ni de juego y mucho menos de un bebé. Hoy, en la era digital, la imagen es “propiedad” del niño desde muy temprana edad. Incluso antes de cumplir un año aprenden a tomarse fotografías, se miran y se reconocen en ellas. Juegan con el smartphone, que quizá se convierta en nuevo objeto de transición.

La realidad es que la toma y exposición de las imágenes de las personas desde que son bebés es un hecho cotidiano, cercano, natural y fugaz. Y en esto, lo efímero, lo líquido, al decir de Bauman (2000), es muy importante de considerar.

Si bien todo lo que está online perdura, también evoluciona y es cubierto por cientos de miles de otros contenidos. Cuando comenzaron las primeras redes sociales, los consultores nos ocupábamos y preocupábamos sobre los jóvenes y su exposición en estas plataformas. He sido parte de conversaciones acerca de tomar o no a un nuevo empleado, porque tenía fotos publicadas bebiendo con amigos. Esto ahora me causa gracia. Está claro que el miedo a lo desconocido y la incertidumbre acerca de lo que sucederá crea comportamientos diversos, siempre dependiendo de los ojos con que se lo vea y la educación recibida.

Las imágenes de los niños en redes sociales
Conocemos hasta ahora que las imágenes de los bebés y niños difundidas por los padres, crean una vida virtual del pequeño, que no sabemos si será la que ese chico quiera para él cuando crezca. ¿Qué sucederá, habrá consecuencias? Aún no hay suficiente tiempo recorrido para poder dar una respuesta; no hay aún investigaciones científicas que presenten evidencia.

Una probabilidad es que este chico crezca también en imágenes. Para él su foto haciendo algo gracioso es natural. Se ha visto en ello, creció mientras se reconocía a diario en sus fotografías. Muchos adolescentes exponen lo que ellos llaman “escrache” riéndose de sí mismos o con sus amigos olvidándose de que también hay muchas más personas en el online.

Uno de los ejemplos actuales del que todos hablan es del hijo de Marley. Hay muchos otros niños como él. Claro que no todos son premiados... Ponemos el foco en él y en su papá, y si observamos desde otro ángulo es probable que obtengamos otra mirada.

¿Cuál es el problema? Un papá que muestra a su hijo en las redes sociales como lo hacen cientos de miles, o un grupo de adultos, reunidos en una Institución, que le dan el Martín Fierro de Oro digital a un bebé. La pregunta que surge es ¿Qué motivó a este grupo de adultos a homenajearlo? ¿Qué hizo para ellos que el premio tenga sentido? Claro que si respondemos esto, ya hablamos de marketing.

Quizá, ¿debió de haberse tratado de premiar al padre ante una innovadora manera de compartir su cotidianidad familiar? ¿Tiene sentido? Existen probabilidades de que este Martín Fierro marque un hito de impacto social y en lo que respecta al niño, dependerá, como sucede con todo en la vida, de la educación que reciba.

Vivimos un tiempo en el que se hace difícil distinguir entre lo público y lo privado. Un mundo en el que el borde se desdibuja y confunde, regido por feedback del Facebook.

Tal y como ya lo anticipó Bauman (2000), lo que está ocurriendo actualmente no es tan sólo una renegociación de la móvil frontera entre lo privado y lo público. Parece estar en juego una redefinición de la esfera pública como plataforma, donde se ponen en escena los dramas íntimos, exponiéndose a la vista de todos.

Nora Rodríguez, autora de Educar niños y adolescentes en la era digit@l habla de “narcisismo autista”. Son los adultos los que suben infinidad de fotos de los niños y esperan que los demás (comunidad afín) responda en forma inmediata con algún “bonito” comentario y retoma, una vez más, el trabajo de la educación y los límites.

Así como enseñamos a los niños que no pueden caminar y/o jugar solos en la calle o en la plaza, alejados de la mirada del adulto cuidador, es nuestra responsabilidad educarlos para que conozcan y aprendan los riesgos que conlleva la vida online. Es muy importante el poder poner límites al juego en la pantalla, no por miedo, sino por incentivar en el chico la importancia de la vida, más allá de la tecnología. De crear con las manos, pintar, leer un libro y frustrarse en la vida real.

Todos debemos comprender que la vida en el online también incluye un alto contenido mágico en el que, con un clic, muchas cosas se resuelven. En este tema nada es absoluto y muchas situaciones son sólo probables.


Viernes, 12 de julio de 2019
Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter         

Volver

 
       
 
 

© Copyright 2012 - 2015
www.iusnoticias.com.ar | All rights reserved
Curuzú Cuatiá - Corrientes - Argentina
(03774) 425131 y (3774) 404176 | redaccioniusnoticias@gmail.com