Sab 28 de Enero de 2023
Curuzú Cuatiá - Corrientes
Canal Youtube Canal Twitter Canal Facebook Canal RSS
 
 
La niebla mental post COVID es similar a la que sufren las personas con Alzheimer, según un estudio

Se trata de uno de los síntomas que deja la infección viral a largo plazo que más desconcierta a los especialistas. Qué es lo que se sabe hasta el momento
30 de Marzo de 2022
Por COVID prolongado, long COVID o síndrome post COVID los especialistas entienden al conjunto de síntomas y signos que dan cuenta de afectaciones en órganos que van más allá del sistema respiratorio y que son propias del cuadro inflamatorio sistémico que provoca el SARS-CoV-2 en el organismo.

Sensación de confusión y desconcierto, dificultad para concentrarse, lentitud en el procesamiento de los pensamientos, problemas de memoria son algunos de los síntomas más reportados por los pacientes a los que los especialistas de todo el mundo intentan explicar y comprender, para dar mejor tratamiento.


Y si bien por el momento se sabe poco sobre la “niebla mental”, una traducción literal de la niebla cerebral inglesa, que afecta a una parte importante de los pacientes después del cuadro de COVID-19, los síntomas, según los expertos, no son muy diferentes de los experimentados por aquellas personas que se someten a un tratamiento de quimioterapia para tratar un tumor, así como por quienes sufren de síndrome de fatiga crónica, Alzheimer y otros trastornos post-virales.

Según una investigación publicada en la revista científica Nature, la inflamación neurológica subyacente a estos trastornos puede ser de hecho una explicación común.

Investigadores de la Universidad de Oxford estudiaron los cambios que ocurrieron a nivel cerebral en 785 participantes en un gran estudio británico, y observaron “una mayor reducción en el grosor de la materia gris y el contraste de tejido en la corteza orbitofrontal y la circunvolución parahipocampal, mayores cambios en los marcadores de daño tisular en regiones conectadas funcionalmente con la corteza olfativa primaria, y mayor reducción en el tamaño global del cerebro. Los participantes infectados también mostraron, en promedio, un mayor deterioro cognitivo entre los dos puntos de tiempo”, tal como reportaron los investigadores en la publicación.

Para el trabajo, del que participaron personas entre de 51 y 81 años, los expertos tomaron imágenes cerebrales de los pacientes en dos oportunidades, incluidos 401 casos que dieron positivo por infección con SARS-CoV-2 entre sus dos escaneos, con 141 días en promedio separando su diagnóstico y el segundo escaneo y 384 controles. Y reconocieron la dificultad de no contar con datos de imágenes previas a la infección, lo cual “reduce la probabilidad de que los factores de riesgo preexistentes se malinterpreten como efectos de la enfermedad”.

Qué sucede en otros mecanismos inflamatorios similares

“Hasta la fecha, los mecanismos que vinculan el virus con la manifestación de la niebla cognitiva no se conocen completamente. La mayoría de los estudios realizados hasta ahora son pequeños, es decir, conciernen a unas pocas personas, y los datos son preliminares: como con todo lo relacionado con el COVID y sus consecuencias a largo plazo, todavía tenemos muchas preguntas y pocas respuestas”. Valentina Di Mattei es profesora de las facultades de Psicología y Medicina de la Universidad Vita-Salute San Raffaele y reconoció: “No sabemos lo suficiente como para poder sacar conclusiones definitivas. Lo cierto es que, al igual que este último estudio en Nature, otras investigaciones ahora también han encontrado similitudes entre la niebla cerebral post-COVID y los síntomas que experimentan los pacientes que hacen quimioterapia para el cáncer”.

Según vieron los expertos, se encontraron similitudes, además, con la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y otros síndromes postvirales tras infecciones con virus de la gripe, Epstein-Barr, VIH o ébola. “La analogía se basa en el análisis de procesos inflamatorios aparentemente similares -aclaró la experta-. También según las conclusiones de los investigadores de Oxford podría tratarse de una neuroinflamación provocada por la infección por Sars-CoV-2 para explicar la opacidad cerebral que afecta a tantas personas”.

Ahora se demostró ampliamente que los medicamentos de quimioterapia para el tratamiento del cáncer, con el tiempo y gradualmente, tienen repercusiones en las capacidades cognitivas de los pacientes, creando una especie de niebla mental, una condición conocida como quimio-cerebro. Este trastorno conduce principalmente a dificultades de memoria, menor concentración, mayor dificultad para realizar múltiples tareas a la vez y pensamiento lento.

En cuanto a los tratamientos, los especialistas coinciden en que deben ser personalizados en el individuo (Getty)
En cuanto a los tratamientos, los especialistas coinciden en que deben ser personalizados en el individuo (Getty)
En palabras de Di Mattei, “el impacto en la calidad de vida puede ser fuerte y el problema preocupa al 15-20% de las personas que se someten a quimioterapia. Aparece durante el tratamiento, pero puede persistir durante años. Los estudios más recientes destacan un deterioro de la microglía, un conjunto de células cerebrales que protegen al cerebro de la inflamación, al igual que este nuevo estudio británico en pacientes post-COVID también parece surgir. La opacidad cerebral en pacientes que están infectados con SARS-CoV-2 es muy similar con dificultades en la concentración, la lógica, la resolución de problemas y una caída en la memoria”.

El panorama a futuro

Según aseguran los especialistas, hasta que los mecanismos que causan la opacidad cerebral estén claros, es difícil dar respuestas a las preguntas más comunes: ¿cuánto dura el problema y cómo se trata?

Se necesita tiempo para poder tener indicaciones y aún no se sabe si el daño se resolverá solo o dará a las personas una mayor vulnerabilidad. Una investigación recién publicada en el European Journal of Neurology por investigadores de la Universidad de Milán, el ASST Santi Paolo e Carlo y el Instituto Auxológico Italiano indica, por ejemplo, que, después de un año, la niebla mental del COVID disminuye pero no desaparece. El estudio se realizó en un grupo de 76 pacientes ingresados en el ASST Santi Paolo e Carlo y sometidos a diferentes oxigenoterapias en función de la gravedad: el 63% de los pacientes experimentaron un déficit cognitivo cinco meses después del alta hospitalaria y el trastorno persistió incluso después de 12 meses en el 50% de los afectados.

En cuanto a los tratamientos, los especialistas coinciden en que deben ser personalizados en el individuo, teniendo en cuenta qué trastornos padece y qué otros tratamientos farmacológicos está siguiendo, ya sea por las consecuencias físicas y mentales del coronavirus o por otras patologías.


Miércoles, 30 de marzo de 2022
Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter         

Volver

       
 
 

© Copyright 2012 - 2015
www.iusnoticias.com.ar | All rights reserved
Curuzú Cuatiá - Corrientes - Argentina
(03774) 425131 y (3774) 404176 | redaccioniusnoticias@gmail.com